miércoles, 29 de septiembre de 2010

Mundo Helenístico y Romano


Alejandro Magno intento cambiar el imperio occidental pero fracaso en su intento de establecer un imperio universal, pero su misión se vio cumplida gracias a la visión más práctica de los romanos ya que estos consiguieron unificar su imperio mediante a la comunicación y una lengua y una burocracia comunes.
Alejandro Magno realizo la su breve reinado, que duró apenas 13 años hasta el 323 a. C., realizó la conquista más rápida y espectacular de toda la Antigüedad. El pequeño reino balcánico, en alianza con algunas Poleis griegas, se convirtió inesperadamente en el imperio más grande de la época.
La vida de las polis democráticas fue destruida y reemplazada por grandes imperios transnacionales. A consecuencia de la muerte de Alejandro Magno se sufrieron ciertos cambios intensos y alarmantes cambios sociales conocido como el periodo helenístico.
El término helenístico fue utilizado por primera vez por el historiador alemán Johann Gustav Droysen en (1836 y 1843), a partir de un criterio lingüístico y cultural, es decir, la difusión de la cultura propia de las regiones en las que se hablaba el griego o directamente relacionadas con la Hélade, a través del propio idioma, un fenómeno alentado por las clases gobernantes de origen heleno de aquellos territorios que nunca tuvieron relación directa con Grecia, como pudo ser el caso de Egipto, Bactriana o los territorios del Imperio seléucida. Este proceso de helenización de los pueblos orientales, y la fusión o asimilación de rasgos culturales orientales y griegos, tuvo continuidad, como se ha mencionado, bajo el Imperio romano.
El periodo helenístico se inicia desde la muerte de Alejandro Magno hasta la conquista de Egipto por Octavio, en el año 31 a.C . Pero regresándonos un poco el imperio de Magno no podía sostenerse gracias a que sus generales, ya que estos convertían los territorios que el pretendía integrar en un único imperio en reinos personales que gobernaban como dioses y tanto ellos como sus herederos luchaban entre sí en guerras incesantes.
Las regiones de Grecia, Macedonia y Asia Menor fueron las que más profundamente se vieron afectadas por las incesantes campañas militares que enfrentaron a los diádocos, mientras que la parte oriental del imperio se separó rápidamente, creándose varios reinos griegos en Bactriana. Los generales prestaron poca atención a la pérdida de los territorios orientales, puesto que lo esencial para ellos era hacerse con el control total del imperio luchando contra sus rivales. La excepción fue Ptolomeo, que con su inteligencia se apodero enseguida de Egipto.
Al perder la polis y descubrir que los gobiernos podían ser la viva imagen del mal, y así fue como abandonaron la vida pública y se refugiaron en el placer del hogar y de la vida privada. Quienes realmente se beneficiaron en este época helenista fueron las mujeres, ya que la idea del matrimonio como un contrato para engendrar hijos fue reemplazada por las ideas del amor y de la relación duradera.
El temor griego se intensifico debido a las penalidades de la vida provocadas por las guerras y los enfrentamientos entre los reyes. Los helenísticos buscaron refugio en los hogares, pero también en el interior de su alma, buscando en ella refugio ante las miserias del mundo.
El mundo de los comerciantes y de los negocios también tuvo necesidad de enclaves especiales. Se construyeron edificios comparables con las cámaras de comercio y otros menos importantes pero igualmente necesarios como almacenes y despachos.
La Filosofía, que en épocas anteriores abarcaba todos los saberes, se desmembró paulatinamente de las ciencias empíricas y se quedó como ciencia del pensamiento cuya preocupación se inclinó más a los problemas individuales que a la propia naturaleza del mundo. En este período surgieron varias sectas y escuelas filosóficas de entre las que cabe mencionar:
Cínicos
Cirenaicos
Epicúreos
Escépticos
Estoicos
Megáricos
Las grandes ciudades se convirtieron, en este período, en los centros del saber, de las ciencias y del arte. A partir del siglo IV, la mayoría de los artistas fueron griegos de las colonias de Asia. Se dio un gran avance en el mundo de las ciencias, medicina, astronomía y matemáticas. Estas últimas fueron disciplinas estudiadas y enseñadas por grandes sabios como Euclides, Apolonio, Eratóstenes, Arquímedes.





En el museo de Alejandría estudiaron, investigaron y enseñaron grandes sabios como Euclides, que supo organizar todas las investigaciones precedentes y añadir las suyas propias, aplicando un método sistemático a partir de principios básicos. Euclides sentó las bases del saber matemático a partir de las cuales evolucionó dicha materia a través de los siglos hasta llegar a la reciente invención de las nuevas matemáticas.
Con la llegada de los romanos y su hegemonía sobre todos estos pueblos de la antigüedad, llegó a su fin, en teoría, el período helenístico; aunque lo cierto es que Roma, pasados algunos años y como consecuencia del contacto y conocimiento del arte griego extendido por todas sus colonias y provincias, tomó el relevo y puede decirse que fue la continuación de la cultura helenística, empezando por el propio idioma. La clase alta tenía a gala hablar griego y se educaba a los hijos en esta cultura. Los grandes políticos romanos, por mucho que tuvieran un cargo importante, serían siempre menospreciados por el resto si no eran capaces de entenderse en el idioma griego.



Trailer de "Alejandro Magno"
http://www.youtube.com/watch?v=r1Cx1YJL4UQ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada